ROSA MOSQUETA

Sentada en el despacho, poniendo en orden las ideas de un reciente curso en el que nos han querido trasmitir la necesidad de crear un contexto seguro de intervención, que favorezca el vínculo emocional con las personas con las que trabajamos y que empecemos a emplear  de una manera consciente un modelo centrado en lo importante para la persona. Me ha dado por pensar en mi trabajo, en como responder a estas preguntas claves:

¿Cómo puedo fomentar un nivel mínimo de seguridad?

¿Cómo puedo mostrar mi interés genuino por entender?

¿Cómo puedo trasmitir mi convicción y sentimientos?

En el curso se nos han revelado las tareas básicas, las tareas del proceso de intervención, la manera de focalizarnos en los aspectos claves…

Pero, como todo eso ya está escrito y se puede buscar, subrayar y estudiar.

Yo quería contar como creo que hoy he conseguido algo de todo esto.  Ha sido sencillo o, quizás, tremendamente complicado. Hoy he bajado un bote de aceite de rosa mosqueta a una de las personas que viven en un piso del ayuntamiento con quién trabajo.

Se lo he dado para que lo aplique en la cicatriz de una reciente intervención quirúrgica.

Él me ha preguntado:

-¿No habrás bajado solamente para esto?.

Mi respuesta ha sido un:

-¡Claro! ¿Entonces?…

rosa-mosqueta-1-1014x586

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: